El Sembrador
Los que siembran con lágrimas, con regocijo segarán. Salmos: 126:5
Cuentas para avisos y contribuciones solidarias: 0000000000
Usted es el visitante n°: 36085
Seguinos en:
CORRIENTES
La otra cara de la tecnología
Falta de identidad, conflictos emocionales, divorcios, depresión y problemas psicológicos.
 
Un escritor norteamericano tituló uno de sus libros: “La paradoja del progreso" y en la bajada agregó "Mientras la vida supuestamente mejora, la gente, empeora".
Una gran verdad que nos permite entender el presente. Grandes avances tecnológicos y científicos que supuestamente mejoran nuestra calidad de vida, pero los resultados demuestran todo lo contrario.
Cada vez existen mas enfermedades (algunas ni nombre tienen todavía), más pacientes que necesitan terapias psicológicas para encontrar respuestas a sus conflictos emocionales, falta de identidad, divorcios, depresión, etc.
La lista sería innumerable pero no voy a continuar porque nada de esto es nuevo, la Biblia dice en el libro de Eclesiastés: “Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó”. De manera tal que en las civilizaciones antiguas lo mismo que nos sucede hoy, ya aconteció en diferentes ámbitos como el arte, la arquitectura, la  filosofía y la gran variedad de disciplinas científicas que se ocupan de interpretar la realidad y hacernos conocer el mundo.
Mucha información pero el hombre es cada vez peor. El rey Salomón (uno de los más sabios que hubo en la tierra) llego a la conclusión de que “Todo esto es vanidad y aflicción de espíritu” y que nada de lo que existe o existió en este mundo puede llenar nuestro corazón.
Solo Dios con su gozo inefable puede hacerlo, es únicamente en Él que nuestro corazón puede reposar seguro. No son los lujos ni los placeres y mucho menos la intelectualidad o la fama lo que mejora los seres humanos porque todo esto es efímero, pasajero y nos quita el verdadero sentido de la vida.
La llenura de Cristo, el entendimiento de su vida y lo que hizo por nosotros es lo que cambia al hombre y lo que puede permitirle alcanzar el verdadero GOZO, que comúnmente se confunde con el término Felicidad.
Es un error grave que desordena nuestros valores y altera la conducta, ya que la Felicidad es pasajera y externa (depende de las circunstancias) mientras que el GOZO es interior, hace que depositemos nuestra confianza en DIOS y puede ser eterno.
Volviendo al principio, me gustaría sintetizar lo expuesto con la siguiente frase: ¡¡¡La tecnología nos acerca a los que están lejos… pero decididamente nos ALEJA de quienes están cerca !!!
 
Gloria Guerra
Analista contable
Autor: Gloria Guerra