El Sembrador
Los que siembran con lágrimas, con regocijo segarán. Salmos: 126:5
Cuentas para avisos y contribuciones solidarias: 0000000000
Usted es el visitante n°: 37119
Seguinos en:
COMO LO PEDÍA EL SEMBRADOR
Ordenan peritar los teléfonos de Cristina Fernández para saber si mandó matar al fiscal Nisman
La jueza de instrucción Fabiana Palmaghini ordenó, después de un año y medio, peritar los teléfonos de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner desde el 11 al 20 de enero de 2015 para saber si ordenó, aprobó o tuvo algún grado de participación en la planificación del crimen del fiscal Alberto Nisman.
El pedido lo realizó Pablo Lanusse, abogado de la madre del fiscal, y logró hacer extensiva la investigación a las líneas telefónicas del ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, el ex canciller Héctor Timerman, el ex jefe de la SIDE Oscar Parrilli, el ex jefe del Estado Mayor del Ejército César Milani, el ex subsecretario de Seguridad Sergio Berni, el  piquetero Luis D'Elía, el diputado nacional Andrés Larroque, el líder del grupo Quebracho Fernando Esteche, el dirigente de la colectividad Iraní Jorge "Yussuf" Khalil y el ex juez de instrucción Luis Yrimia, como lo pidió El Sembrador en diciembre del año pasado en la noticia titulada “Palmaghini aceptó dirigir la investigación”. http://www.periodicoelsembrador.com/sitio/noticia/135/Palmaghini-acepto-dirigir-la-investigacion.htm.
La medida de Palmaghini también incluye el registro fílmico de movimientos internos en la quinta de Olivos, así como ingresos y egresos a la residencia en los días anteriores y posteriores a la muerte del fiscal.
La jueza pudo y debió haberlo ordenado mucho antes de que lo pidiera Lanusse, porque las compañías tienen la obligación de guardar sus registros sólo por 60 días y del libro de ingresos a Olivos fueron arrancadas cuatro hojas de aquella fecha. Por lo cual es bastante difícil saber si estas medidas judiciales pueden realizarse con éxito.
Alberto Nisman  apareció muerto en el baño de su casa con un disparo en la cabeza el domingo 18 de enero de 2015, un día antes de presentar en el Congreso las pruebas que incriminaban a la ex presidente de la Nación en el encubrimiento del atentado terrorista a la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina).
Cinco días antes había denunciado y pedido la indagatoria de la titular del Poder Ejecutivo Nacional por haber suscripto un memorandum de entendimiento con el gobierno de Irán que aseguraba impunidad a los responsables de la voladura de la mencionada Mutual, ocurrida el 18 de Julio de 1994
Nisman tenía 51 años, gozaba de buena salud, pertenecía a la comunidad judía y había dedicado los últimos años de su vida a investigar la autoría intelectual y material de este horrendo atentado que causó 85 muertos y 300 heridos
La reacción de casi toda la sociedad a excepción de la fiscal de la causa Viviana Fein, la jueza Fabiana Palmaghini, los funcionarios del Poder Ejecutivo y medios de comunicación afines fue: “lo mataron” y así lo confirmó la ciudadanía que se movilizó y salió a la calle en diferentes ciudades del país, para reclamar justicia al cumplirse un mes de su fallecimiento.