El Sembrador
Los que siembran con lágrimas, con regocijo segarán. Salmos: 126:5
Cuentas para avisos y contribuciones solidarias: 0000000000
Usted es el visitante n°: 36084
Seguinos en:
CORRIENTES
Dios aborrece el culto a las imágenes
El cristiano jamás debe postrarse ante ninguna escultura porque si lo hace será condenado.
 
La Iglesia Cristiana no practica la idolatría porque la Biblia que es palabra de Dios enseña que el cristiano jamás debe arrodillarse ante ningún hombre, ángeles, imagen de talla, escultura de oro, plata, etc. Ni tampoco rendirle culto de adoración y alabanza.
El cristiano únicamente debe postrarse ante la presencia espiritual de Dios Padre, Hijo y Espíritu santo y solo debe rendirle culto de adoración y alabanza a estas tres personas que forman la santísima trinidad y dicho culto debe ser en forma espiritual, sin tener ninguna imagen o estatua que pretendan representarlos. La Biblia  enseña en Juan 4:23 y 24 “Más la hora viene, y ahora es cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran en espíritu y en verdad es necesario que adoren”.
Esto quiere decir que para orar o para alabar a Dios, no tenemos que tener ante nuestros ojos, ninguna imagen que pretenda representarlo. Esta verdad también está en Isaías 42:8 “Yo Jehová este es mi nombre, y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.
¿Qué dice la Biblia con respecto a la idolatría?
En Hechos 10:25 y 26 “Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre”. Aquí vemos que el mismo Pedro nos enseña que no debemos arrodillarnos ante ningún ser humano.
En Hechos 17:24-25 “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo, pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas". Este pasaje enseña que los templos no deben tener imágenes o estatuas de Dios, ni de los demás santos porque ellos no habitan en los templos construidos por hombres.
En Apocalipsis 22:8 y 9 “Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas, Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios”. Lo que dice Juan es muy claro: no debemos arrodillarnos ante los ángeles, solo ante Dios, a quién también debemos adorar.
En Éxodo 20:1-3-4-5 y 6 “Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos”. Esto quiere decir que Juan, Marcos, la virgen María, Pedro, Pablo, Moisés, Abraham, ángeles, etc. no se debe tener ninguna imagen o estatuas que los representen. Mucho menos se les debe rendir culto de Adoración y Alabanzas. Por lo tanto si una persona se considera cristiano, o hijo de Dios y dice que lo ama, deberá creer, obedecer y cumplir este primer mandamiento.
La Biblia nos enseña que todas las personas que practican entre otros pecados, esta clase de idolatría, serán condenadas. Esta verdad está en  Apocalipsis 21:8.
Romanos 1:18-25 die: “Porque la ira de Dios se revela desde los cielos contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador.
Isaías 44: 9-10-18 “Los formadores de imágenes de talla, todos ellos son vanidad, y lo más precioso de ellos para nada es útil; y ellos mismos son testigos para su confusión, de que los ídolos no ven ni entienden, porque cerrados están sus ojos para no ver, y su corazón para no entender.
Salmos 115: 4 al 8 “Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; tienen ojos, mas no ven; orejas tienen, mas no oyen; tienen narices, mas no huelen; manos tienen, mas no palpan; tienen pies, mas no andan; no hablan con su garganta. Semejantes a ellos son los que los hacen, y cualquiera que confía en ellos”.
Isaías 2:12-17-18 “Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido. La altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo Jehová será exaltado en aquel día. Y quitará totalmente los ídolos".
 
Conclusión
De acuerdo a la Biblia que es palabra de Dios, queda comprobado que el cristiano: únicamente debe arrodillarse ante la presencia espiritual de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y solo debe rendirle culto de adoración y alabanza a estas tres personas que forman la santísima trinidad y dicho culto debe ser en forma espiritual, sin tener ninguna imagen o estatua que pretendan representarlos.
En segundo lugar: Dios estableció en su palabra, que las personas que se consideren “cristianos o hijos de Dios, no deben postrarse ante ningún hombre aquí en la tierra. Ni rendirles culto de adoración y alabanzas, a ninguna imagen de talla, escultura de fundición o del material que fuere construido.
Para cualquier consulta, necesidad espiritual o para guiarte en el estudio de la Biblia, podés llamar al teléfono 0379-4425289 o al celular 379-4253444.
 
Clemente Correa
Ex Pastor Evangélico, docente,
director de escuela, músico y político.
Corrientes, Argentina.
Autor: Clemente Correa