El Sembrador
Los que siembran con lágrimas, con regocijo segarán. Salmos: 126:5
Cuentas para avisos y contribuciones solidarias: 0000000000
Usted es el visitante n°: 36092
Seguinos en:
ESTE AÑO SE IRÁN COLOMBI Y RÍOS
Una vez más; El Sembrador no se equivocó
El triunfo de Eduardo Tassano confirmó lo anticipado por este medio en noviembre del año pasado cuando afirmamos que el actual gobernador y el intendente tendrían que irse porque la ciudadanía no los toleraba más.
 
El 5 de noviembre del año pasado, días más tarde de que fracasara la reforma constitucional impulsada por Ricardo Colombi para perpetuarse en el poder, escribimos un editorial titulado “Corrientes tendrá un cambio” http://www.periodicosembrador.com/sitio/noticia/213/Corrientes-tendra-un-cambio-.htm y en la volanta o antetítulo, “El año que viene se van Colombi y Ríos”.
En ese momento todavía no se conocían los candidatos a intendente para este año pero ya advertíamos un hartazgo de la ciudadanía que no toleraba más la prepotencia y el maltrato de dos gobernantes que manejaban el poder como si fueran dos patrones de estancia de la época medieval.
En el caso del actual gobernador, mucho antes que estallara el escándalo de Goya e Itatí, que lo involucra judicial y políticamente, habíamos dicho que “de la corrupción, mejor ni hablar porque el narcotráfico y el juego habían crecido más que la inflación en sus respectivos períodos de gobierno” y los que finalmente le sacaron la tarjeta roja fueron los legisladores de la oposición que se pusieron los pantalones largos para evitar que se transformara en el Gildo Insfrán correntino.
En cuanto a Ríos, habíamos anunciado que “su destino estaba sellado por más obra pública que intentara hacer en los barrios porque “cuando lo conocieron y se dieron cuenta quién era, como actuaba y maltrataba a sus funcionarios y agentes municipales a los que no miraba a los ojos, ni siquiera saludaba cuando los enfrentaba, comenzó a perder aceptación y casi nadie lo quería”. Es más, aclaramos que el personal a su cargo contaba los días para que se fuera.
En síntesis, el problema era él, no lo que hiciese y por eso la historia dirá que fueron los vecinos a través del voto que lo sacaron de la Municipalidad a pesar de controlar el aparato oficial, el partidario y entregar dádivas y prebendas por doquier.
En cuanto a la corrupción, no le fue en zaga a Colombi (aunque obviamente dispuso de una caja más pequeña) y por eso esperamos que el Poder Judicial, si existe en esta provincia, investigue por qué endeudó a la Municipalidad por diez años para favorecer a la empresa Romero y por qué no acató el fallo del Superior Tribunal de restituir a Aldo Pintos como director de Coordinación de Inspecciones y mantuvo en ese lugar a Carlos Cánepa acusado por los empleados municipales de ser un coimero http://www.diarioellibertador.com.ar/notix/noticia/78398_acusan-a-funcionario-municipal-por-entorpecer-controles-y-recibir-coimas.htm Además sería bueno que también explique los sobreprecios en la obra pública, en la contratación de músicos para recitales y en el alquiler de equipos de sonido y se le pregunte por qué no los compró si le salían mucho más barato que endeudarse para  alquilarlos.
En fin, que termine como tiene que terminar para depurar la clase política y servir de ejemplo a sus sucesores.
 
Tassano
De Eduardo Tassano, hay poco para decir. Su tarea legislativa como concejal y diputado ha sido bastante pobre y opaca. Ganó a través de un método bastante cuestionado como el de las colectoras y rodeado de otro peor como es el pan y circo pero quizás, no sea responsabilidad suya sino de los que armaron su campaña (Carlos Vignolo y Ricardo Colombi). De todas maneras, tiene el crédito abierto y podrá revertir todo eso con una muy buena gestión, especialmente en el área de salud que es su especialidad.
Si sabe armar su gabinete y cumple con todo lo que ha dicho en los dos Congresos Regionales de Contaminación Ambiental en los que participó como disertante, y en el libro “La Contaminación Ambiental: un flagelo Silencioso”, en el que en su página 33 afirmó “Los campos electromagnéticos de baja frecuencia tienen fuertes sospechas de producir riesgos de cáncer de cerebro, leucemia y enfermedades neurológicas”, seguramente será reconocido y los habitantes de la ciudad tendrán una mejor calidad de vida. De no ser así, lamentablemente dentro de cuatro años tendrá el mismo final que  Fabián Ríos.