El Sembrador
Los que siembran con lágrimas, con regocijo segarán. Salmos: 126:5
Cuentas para avisos y contribuciones solidarias: 0000000000
Usted es el visitante n°: 37116
Seguinos en:
UN CANTO A LA LUCHA
Mario Casco presentó su libro "Resiliencia en el Parkinson"
Explica cómo superar el duelo y sobreponerse a un estímulo adverso. Se vale del estudio y conocimiento para dar batalla al temor, desánimo y demonios que lo esperan agazapados. Aplica una estrategia diferente: la entereza más allá de la resistencia.
 
Como un auténtico general, Mario Albino Casco no se rinde ni se cansa, sigue luchando con su espada desenvainada contra un mal que por ahora, no tiene cura y ha escrito su segundo libro “Resiliencia en el Parkinson”, en el que hace un aporte a la esperanza para tratar de sacar algo bueno de todo lo malo que le toca vivir.

Sufrió desamores, inconvenientes económicos, participó en la guerra de Malvinas, atravesó largos períodos de soledad (como el actual) y recibió un diagnóstico fatal.
Sin embargo, saca fuerzas de su enorme energía interior para resolver todos los problemas que se le presentan y poder superarlos con las limitaciones que le aparecen día a día.

Tiene la dificultad de llevar su enfermedad solo, pero se ha propuesto abrir un camino que deje huella y por eso hace el esfuerzo de registrar aciertos y desaciertos que sirvan a otros en igual situación.

En la presentación, que se realizó en la Secretaría de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste,  estuvo acompañado por la profesora Rosalía Montenegro, quién escribió y leyó la contratapa, Florencia Ponce De León, encargada del arte de tapa y su hija María Zaida.

Aclaró que la resiliencia no es hereditaria, se aprende.
Por vía del ejemplo familiar o por la necesidad de tener que enfrentar obstáculos insalvables para otros seres humanos.

En el prefacio denominado “advertencia a los lectores” sostiene que sacar provecho de pequeños duelos solucionables nos prepara para los grandes desastres que impone la vida.

“Hay que secarse las lágrimas y seguir… porque el que gana es el que aplica una estrategia diferente: insiste hasta el final y nunca pierde de vista sus objetivos”.
Hay que secarse las lágrimas y seguir. Gana el que aplica una estrategia diferente: insiste hasta el final y nunca pierde de vista sus objetivos.

Desde la neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión.
Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos.

En cuanto al origen de la enfermedad, cree en la teoría de los metales pesados porque en el lugar donde se crió (hoy cubierto por la costanera de Posadas), se tiraba aceite usado de motor en el agua y todos los que vivían allí terminaron con Parkinson.

Su libro consta de 12 capítulos, contiene imágenes suyas y familiares y cita frases de célebres estrategas militares como las que consignó Julio César en “Comentarios de las guerras de las Galias, con las notas de Napoleón” y  Heric María Remarke en “Sin novedad en el frente occidental”; también las que extrajo de “Los siete saberes necesarios para la educación del futuro” de Edgar Morín  y de “La ciencia, su método y filosofía” de Mario Bunge.
Además menciona versículos de la Biblia y textos del Corán.

Su trabajo está recorriendo el mundo y fue leído en universidades de Brasil, Bolivia y la prestigiosa Frankfurt.
Ha recibido una invitación para presentarlo en Italia pero lo principal es que habla de un hombre con la integridad desecha y recompuesta, lleno de dignidad.

Solo un grande puede afrontar su deterioro cognitivo y simultáneamente diseñar un aporte a la esperanza.

Es el caso de Mario Casco y por eso recomendamos leer “Resiliencia en el Parkinson”.

 .